2 ago. 2009

CG - Carlos Alvarez

Tuve la suerte de conocer a los Cuatro Gatos antes que la mayor parte de la gente, cuando eran realmente cuatro y no tenían cantante todavía, ya que tuve la oportunidad de coincidir con Javi en otra banda... oí su primera maqueta en una cinta de cassette (que tiempos)...

Por circunstancias, Airón (mi otro grupo) teloneó a los Cuatro Gatos en uno de sus primeros conciertos de presentación... hasta conservo un autógrafo de Javi en una foto promocional de la primera formación (me ahorraré la historia de como me lo dio...)... y soy de esos que tenían ganas de ver a Cuatro Gatos, y Dokken les despertaba cierta curiosidad pero menos ganas... y la verdad, es que siempre los he visto jugando en otra liga, en otra dimensión a la que me movía yo. Desde la distancia que da el ser un músico amateur entre el público viendo a un músico consagrado sobre el escenario.







Por eso hace ya más de año y medio me sorprendió enormemente una llamada telefónica en la que me proponían una prueba de teclista para Cuatro Gatos, y no por que Juanmi abandonase el grupo precisamente. Así que en apenas dos semanas me preparé un par de temas y me presente ante toda una banda a la que siempre había visto desde abajo.











Digan lo que digan, tuve una prueba más bien sencillita. Pero desde esa primera prueba todo el grupo, al completo, se comportó de una manera que hizo que nunca me sintiera aparte, ni distanciado ni fuera del grupo, todo lo contrario, siempre he visto una predisposición a ayudar, a trabajar juntos, a hacerme formar parte del grupo, a pesar de ser un colaborador para los directos.










Y ese feeling, esa colaboración con el grupo, se reforzó en cierta manera cuando, trabajando ya en el tercer disco, me propusieron participar en la grabación de algunos temas y en la filmación de los videoclips. Y sinceramente, ha sido una experiencia fantástica, y compartir conciertos, viajes, ensayos, fotos, videoclips... , y ahora disco!!!, aunque sea como colaborador en un par de temas, he compartido ilusión y nervios, y en cierta parte, agobios por ver el resultado final.







Creo que "El sueño de la razón" no es solamente un disco con 12 canciones (y dos videoclips), es el resumen de una resurrección, de coger el toro por los cuernos y trabajar por un sueño. Y en mi caso, es el resumen de aproximadamente año y medio aprendiendo de unos magníficos músicos y mejores compañeros de aventuras.



Un abrazo a todos los gatunos !!!!


Carlos.